Editorial

Conectando con la justicia…2 posibilidades

Creemos que unos de los hechos políticos más relevante de la semana, fue la renuncia del presidente del directorio de uno de los partidos más importantes del país, con motivo de un intercambio de mensajes que salieron a la luz..

Este hecho, no muy claro hasta el momento, puede interpretarse de diferentes maneras, dependiendo del contexto.

Una primera forma, puede referirse a ejercer influencia indebida, sobre el sistema judicial para obtener un resultado favorable, lo cual sería ilegal y contrario a los principios de justicia; el otro caso puede darse como una presión legítima, para garantizar que la justicia se cumpla correctamente y se investiguen los delitos de manera adecuada.

¿En qué sentido se puede considerar se produce el hecho referido ?… presumimos, pero no lo sabemos.

Si se tratara del segundo caso, es decir, tratar de  ejercer influencia legítima, para asegurar que se cumpla la justicia de manera adecuada, donde los  ciudadanos puedan presionar a las autoridades mediante la participación en protestas pacíficas, donde esta presión  pueda influir en las decisiones judiciales y políticas, si bien no agrada,  es una cosa 

En este sentido la sociedad civil, los medios de comunicación y las organizaciones de derechos humanos, pueden exponer casos de corrupción, abusos de poder y otras irregularidades que afecten al sistema judicial, presionando a las autoridades para que investiguen y tomen medidas correctivas.

En resumen, la presión legítima para garantizar que la justicia se cumpla correctamente, implica la participación activa de la sociedad civil, la denuncia de irregularidades, el apoyo a las víctimas, el monitoreo independiente y la promoción de reformas legales…todo válido

Estas acciones pueden considerarse adecuadas para mantener la integridad y la efectividad del sistema judicial.

Ahora, en el caso de que la conducta que describimos tiene otras intenciones, es decir influir indebidamente en el sistema judicial, para obtener un resultado favorable, es una práctica ilegal y que socava los principios fundamentales de justicia, equidad e imparcialidad.

Cuando los poderes políticos interfieren en la independencia del sistema judicial, ya sea a través de nombramientos partidistas de jueces, instrucciones directas a los tribunales o amenazas veladas para obtener ciertos veredictos, son practicas altamente perjudiciales para la democracia y el Estado de derecho, ya que minan la confianza en el sistema judicial y socavan los derechos y garantías de los ciudadanos.

Por eso es fundamental combatir la influencia indebida en el sistema judicial, mediante la complementación de medidas efectivas de transparencia, rendición de cuentas y fortalecimiento de la independencia judicial.

La creación de organismos independientes de monitoreo y supervisión del sistema judicial, puede ayudar a identificar deficiencias y abusos, así como a recomendar reformas necesarias para garantizar la imparcialidad y la efectividad del sistema.

Concluyendo, con la reflexión semanal, emitir un juicio de valor prematuro sobre el tema expuesto, no seria serio ni responsable…conviene esperar

El director

Deseas compartir la información
A %d blogueros les gusta esto: