Editorial

No a las denuncias falsas…

Las denuncias falsas durante períodos electorales son comunes y pueden transformarse en un problema grave, ya que socavan la integridad del proceso democrático y pueden influir indebidamente en los resultados de las elecciones.

Estas denuncias pueden provenir de diversas fuentes, como individuos, grupos políticos o incluso entidades externas que buscan desestabilizar el proceso electoral.

Es importante que el colectivo pueda abordar las denuncias falsas con seriedad y transparencia, sin importar el color del partido político…es un problema que daña a todos.

Cuando hablamos o se asevera que existe una operación política para desestabilizar a un político contrincante, podemos afirmar que se trata de un conjunto de acciones planificadas y coordinadas que se llevan a cabo con el objetivo de socavar la posición, la credibilidad o la influencia de ese político rival y eso atenta inexorablemente contra el sistema democrático en su conjunto.

Estas operaciones pueden variar en su alcance, tácticas y medios utilizados, pero generalmente se diseñan para debilitar la capacidad del contrincante para competir efectivamente en el ámbito político, y esto sucede  a través de la difamación y calumnias.

Contrarrestar denuncias falsas durante un período electoral debe ser un gran desafío, que el sistema en general debe sumir para preservar la integridad del proceso democrático, mediante una respuesta rápida y efectiva para poner las cosas en su lugar.

Transformar una campaña electoral bajo la modalidad de falsedades es un gran riesgo y debilita a las instituciones y hace perder la credibilidad de los diferentes actores políticos frente a hechos que ponen en duda su integridad.

Entrar en ese territorio de falsedades, no nos hace bien y tampoco se puede salir a justificar todas las conductas….no tirar piedras a todos los perros que te ladren

Hay momento para realizar las denuncias si son fundadas, pero elegir los tiempos electorales, lo único que hace es sumergir la campaña en un escenario del que nadie sale inmune… siempre hay daños colaterales.

Por eso seamos críticos con este tipo de conductas.

El director

Deseas compartir la información
A %d blogueros les gusta esto: