Arte

Recorriendo Exposiciones : EDUARDO CARDOZO por Daniel Benoit Cassou

Daniel Benoit Cassou

Finalmente la representación nacional de Uruguay en la 60 Bienal de Venecia fue llevada a cabo.

Si bien la idea original del colgado de la obra titulada “Latente” de Eduardo Cardozo (Montevideo, 1965), no se llevó a cabo de acuerdo a lo planificado, la instalación final superó con creces lo proyectado.

En principio la sala iba a estar dividida por la tela con la cual fue retirada la pintura del muro, pero luego Cardozo optó por otra alternativa.

A partir de esa decisión el velo de gasa fue usado en rollo para conformar una gran escultura que pende del techo, aportando a la instalación un nuevo soporte que conjuga con las telas que de un lado emergen de la pared así como con las otras piezas laterales.

La resolución de la sala aportó el ámbito sepulcral adecuado para la muestra donde de forma solemne se le rinde homenaje a la pintura.

Las capas de los muros actúan como elementos disparadores dentro de la mente del espectador incitando a la recreación de la historia de arte a través de las huellas de tantas telas pintadas tanto dentro del taller de Cardozo como de otros colegas suyos incluyendo a Tintoretto.

La pared que en forma frontal se decanta frente al espectador así como el techo de la sala fueron pintadas de negro.

Asimismo dicha pared fue

rayada por Cardozo con la punta de un grafo.

Un detalle no menor y de vital importancia ha sido la iluminación de la sala la cual fue llevada a cabo por Álvaro Zinno (Montevideo, 1958).

Ambos artistas en un trabajo realizado en conjunto, han logrado el objetivo propuesto de transmitir un homenaje a Tintoretto (Venecia, 1518-1594) a través de la interpretación de la obra “Paraíso” que ocupa un destacado espacio en el Palazzo Ducal de esta ciudad.

También esta instalación cuenta con una gran carga de emotividad, aspecto que cada vez se percibe menos en las obras de arte contemporáneo.

La instalación de Cardozo logra de esta forma posicionarse con elegancia y elocuencia frente a otras propuestas de los distintos pabellones los cuales en muchos casos manejan presupuestos económicos más generosos aunque no siempre logran captar la atención del espectador mucho menos de seducirlo siquiera.

Por otro lado, esta 60 edición de la Bienal de Venecia bajo la dirección del brasileño Adriano Pedroza llamada “Extranjeros en todas partes”, se ha caracterizado por una gran presencia de arte textil y en ese aspecto Cardozo también ha estado en sintonía.

Enhorabuena para todo el equipo que trabajó bajo la curaduría de Elisa Valerio (Montevideo,1990).

Deseas compartir la información
A %d blogueros les gusta esto: