Economía

La Reserva Federal y el dilema de las tasas de interés: qué se puede esperar por Maria Noel Sanguinetti Vezzoso

El Comité Federal del Mercado Abierto de la Reserva Federal de Estados Unidos decidió mantener la tasa de interés en 5,25 por ciento, mientras que el Banco Central Europeo decidió seguir en aumento. Estas decisiones diferentes responden a realidades que se distancian entre los dos bloques.

El Comité Federal de Mercado Abierto dejó la política monetaria sin cambios en su reunión del pasado 20 de marzo. Concretamente, la Reserva Federal estadounidense (FED) ha optado no cambiar la tasa de interés de un 5,25 por ciento, por lo menos hasta el próximo mes de mayo de 2024. De esta forma se concreta, luego de un largo periodo de alzas, la quinta instancia en que la autoridad monetaria decide mantener la tasa de interés. Pero el anuncio una vez más no se agota en el nivel de estas, sino en que se puede venir un periodo de más de una baja para este 2024. La duda ha estado presente, ya que los anuncios han sido varios durante el año 2023, generando algunos ruidos a nivel de los mercados. Pero la realidad es que ante el control de la inflación y las nuevas perspectivas de la economía norteamericana la baja de la tasa de interés se hace inminente.

La misma FED proyecta un crecimiento del PIB mucho mayor en 2024. Concretamente, se proyectaba que la economía crecería a un lento 1,4 por ciento en 2024, y ahora se prevé que crezca a un moderado 2,1 por ciento, con un ligero aumento del 1,8 al 2,0 por ciento para 2025. A la vez, la inflación tuvo algunas revisiones al alza, en particular en la inflación subyacente que recién podría llegar al dos por ciento en 2026. Para tener como referencia: la FED se reúne en forma periódica, cada cuarenta días, aproximadamente, en total unas ocho veces al año. Una sí y una no, a los anuncios los complementa con proyecciones económicas que son parte relevante de los sustentos a los avisos y planteos que realiza.

Anuncios de baja que no se han concretado, ¿qué cambios hay hoy? La posición de la FED respecto de las tasas de interés se respalda en las nuevas proyecciones de una economía más fuerte para 2024 y con nuevas bajas en los tipos de inflación. Aunque es cierto que por el momento los precios aún están en cuestión. Pero si no se dan modificaciones en el escenario que se armó dando lugar a las proyecciones y ante la necesidad de que la economía comience una reactivación, la baja en el interés parece pasar a ser la nueva realidad. La FED proyecta un PIB que crece más en 2024 que en 2023, pero para que esto ocurra necesita generar las condiciones y trascender la preocupación por la inflación que estuvo un poco más alta de lo esperado en enero y febrero. De todas formas, hubo una baja relevante en 2023 y se espera que 2024 sea un nuevo año de baja, incluso en el entendido de que la inflación llegó a Estados Unidos y a otros países desarrollados con historia de baja inflación para quedarse.

Entre los aspectos a destacar es que hay una mantención y coherencia de la FED, ya que mantiene su compromiso de que las tasas estén entre 5,25 y 5,50 por ciento. En términos generales, con los indicadores como se vienen comportando en los últimos meses y como parece que continúan la economía estadounidense, viene bien con mejoras en expectativas, en particular en el mercado laboral.

La inflación sigue siendo el centro de atención, es un problema que a la FED y al gobierno estadounidense preocupa mucho por las dificultades que genera y por la novedad que implica. La preocupación se manifiesta en la necesidad de monitoreo permanente, riguroso y de atención ante cualquier cambio en la tendencia a la baja. Pero manteniendo la firmeza de las expectativas respecto a su evolución, se sigue afirmando que se darán tres bajas en las tasas de referencia.

La perspectiva planteada es que se seguirá con niveles altos de tipos de interés, ya que por ahora no se esperan modificaciones para la próxima reunión, fijada el 2 de mayo, ya que no se prevé una desaceleración que justifique flexibilizar la política monetaria, pero además se busca no solo valores bajos de la inflación, sino que se estabilicen en el tiempo.

Fuente: Semanario La Mañana

Deseas compartir la información
A %d blogueros les gusta esto: