Editorial

Tiempos difíciles…su bondad

El hedonismo,esta filosofía que rige nuestros días, donde se sostiene que la búsqueda del placer y el evitar a toda costa el dolor, son los principales objetivos de la vida.

Observamos que en nuestra sociedad se prioriza la diversión, la fiesta y la indulgencia en placeres sensoriales como la comida, la bebida ; en resumen  se busca constantemente las experiencias placenteras.

A su vez se observa que el principal enfoque en la vida, es la adquisición de bienes materiales, la búsqueda de lujos y la satisfacción de deseos mediáticos a través de la posesión y el consumo sin límites.

Aparecen individuos que viven una vida hedonista centrada en el disfrute de relaciones sexuales sin ataduras, buscando constantemente emociones fuertes y nuevas experiencias, en un constante deterioro de la sociedad y sus valores.

Cuando alguien está acostumbrado a la comodidad y a la seguridad, es posible que no desarrolle la capacidad de adaptarse a situaciones difíciles o de encontrar soluciones creativas ante los problemas.

Esto puede resultar en una sensación de debilidad o incapacidad cuando se enfrenta a dificultades inesperadas.

Pero este escenario se contrarresta con el devenir de los tiempos difíciles; y se aclara que nadie los desea, pero es muy cierto  que las personas pueden volverse más vulnerables o menos resilientes cuando están acostumbradas a tiempos fáciles o de constantes privilegios que en los tiempos de adversidades..

En las situaciones donde todo parece estar bajo control y las adversidades que aparecen son mínimas, es posible que las personas no desarrollen las habilidades necesarias para afrontar el estrés, la incertidumbre o los desafíos cuando surgen.

Sin embargo, es importante reconocer que la adversidad también puede ser una oportunidad para el crecimiento personal.

Las personas pueden aprender a ser más resilientes, flexibles y capaces de afrontar desafíos cuando se enfrentan a tiempos difíciles.

La experiencia de superar obstáculos, fortalece a las personas y las ayuda a desarrollar una mayor capacidad de abordaje de los problemas en el futuro.

Algunas personas que viven según los principios del hedonismo, pueden buscar escapar de los tiempos difíciles, mediante la búsqueda de placer inmediato y evitando cualquier experiencia que cause dolor o malestar.

Esto podría implicar distracciones constantes, como consumir drogas o alcohol, buscando placeres momentáneos sin considerar las consecuencias a largo plazo, proporcionando un alivio temporal, pero puede no resolver los problemas subyacentes.

En claro contraste, los tiempos difíciles pueden llevar a algunas personas a reflexionar sobre sus valores, fortalezas  y prioridades. 

Para algunos, en los tiempos difíciles pueden darse cuenta de que la búsqueda constante de placer no proporciona una satisfacción duradera y puede dejar un vacío emocional o espiritual. Esto conlleva a una búsqueda de significado más profundo en la vida o a un cambio en la filosofía de vida basándose en el viejo espíritu espartano.

Los espartanos valoraban la disciplina como una virtud fundamental. En tiempos duros, una persona con un espíritu espartano podría mantenerse firme en sus responsabilidades y compromisos, manteniendo un enfoque claro en sus objetivos a pesar de los desafíos enfrentando la adversidad con coraje, sin retroceder ante los desafíos o el miedo.

Aunque los espartanos eran conocidos por su enfoque en la individualidad, también valoraban la solidaridad y la cooperación dentro de su sociedad uniéndose  con otros para superar los obstáculos, trabajando en equipo para alcanzar metas comunes.

Ellos vivían de manera austera, valorando la simplicidad sobre el lujo y el exceso adaptándose a las circunstancias, encontrando fortaleza en la simplicidad y la capacidad de prescindir de comodidades materiales cuando fuera necesario.

En resumen, el espíritu espartano implica mantener la disciplina, la resistencia, el valor, la solidaridad y la simplicidad en tiempos difíciles, buscando superar los desafíos con determinación y fortaleza.

Por eso bienvenido los tiempos difíciles…donde aparecerán los hombres fuertes, que la Patria necesita, para los momentos de incertidumbre que seguramente vendrán.

El director

Deseas compartir la información
A %d blogueros les gusta esto: