Editorial

Degradación total…tocamos fondo

El fin de semana, en un reconocido local de eventos y fiestas de El Pinar, tres hombres  llevaron adelante una seudo boda que fue simbólica, pero marcó un antes y un después en la degradada sociedad en que vivimos.

Rompió todos los paradigmas naturales y lo peor, que fue publicitado con bombos y platillos por la prensa en general como algo digno de ejemplo…lamentable por donde se lo mire.

Hay que separar correctamente las aguas de este seudo enlace, que si bien a nivel jurídico, la unión múltiple no está reconocida en Uruguay, dos de los integrantes del trío del mismo sexo,  se casaron «legalmente», pero para ellos según su versión,la verdadera unión fue la que simbólicamente llevaron adelante  entre los tres, atentando con esta conducta, inapropiada a nuestro juicio, directamente  y en forma inexorable, contra el Orden Natural.

Orden Natural este, que esta referido a  un conjunto de leyes o principios intrínsecos, que rigen el universo y la vida en la Tierra, donde no existe, a nuestro entender, doble lectura.

Es saludable recordar, en esta sociedad desmemoriada, que la palabra «matrimonio» proviene del latín «matrimonium», que está formada por «mater» que significa «madre» y el sufijo «-monium» que indica «acción» o «estado«.

Originalmente, en la Roma antigua, se refería al estado o la condición de ser madre. Con el tiempo, el término amplió su significado para abarcar la unión legal y social entre dos personas, con el propósito de formar una familia.

Esta sagrada unión de hombre y mujer, concertada mediante ciertos ritos o formalidades legales, para establecer y mantener una comunidad de vida e intereses se vio vilipendiada por este circo mediático y aplaudido por mucha gente.

Estas acciones, que consideramos totalmente contrarias a los principios fundamentales, que rigen la existencia y el funcionamiento de la naturaleza, que a su vez van en contra de las leyes naturales, apuntan sin lugar a dudas, directamente a la destrucción del concepto familia.

Constituyen un atentado contra el Orden Natural, en el sentido de que van en contra de los principios básicos de respeto y armonía de la sociedad en la cual nos movemos.

Nadie puede discutir que el matrimonio es la unión voluntaria, libre de vicios, de un hombre y una mujer para realizar la comunidad de vida, en la que ambos se procuran respeto, igualdad, asistencia y ayuda mutua para la procreación y crianza de los hijos …donde nos vemos, desde ningún angulo, que esos valores se vean reflejados en este trío…todo lo contrario.

Por lo tanto el matrimonio es una institución sagrada y esencial que implica la función mutua de la maternidad, la unidad, la indisolubilidad y la intención de procrear, lo que requiere el consentimiento y el compromiso mutuo; por lo tanto ensuciarlo con una ceremonia simbólica no es adecuado desde nuestro punto de vista.

Desde Patria Grande siempre proclamamos respeto al que piensa y actúa diferente, en este caso, no lo podemos hacer y no lo haremos, porque la conducta es muy grosera; diríamos que demasiado… y como dijo un ex presidente «se les disparó la moto».

Lamentable donde hemos caído, pero peor aun aquellos que observan con indiferencia y aplauden esta escena.

El director

Deseas compartir la información
A %d blogueros les gusta esto: