Arte

Recorriendo Exposiciones : CRISTINA LLAMBÍ por Daniel Benoit Cassou

Daniel Benoit Cassou

Puntada tras otra y con un refinada caligrafía artística, Cristina Llambí (Canelones, 1960), ha ido entretejiendo historias personales que también las hace colectivas.

A través de ellas da cuenta de su exquisita sensibilidad las que le permiten crear íntimos paisajes de fuerte tenor emocional.

Se trata de una artista “slow” donde el tiempo parece detenerse en cada instancia, en cada entramado que va bordando como queriendo retener una instancia que en el momento en que es, ya dejó de ser.

Sus obras están cargadas de extrema sensibilidad que hablan de su resiliencia personal.

Cada pieza susurra a la vez que nos ensordece en forma silenciosa al momento en que la abordamos.

Cristina es una artista muy colorida, sin embargo en esta ocasión optó por manifestarse a través de los tonos del blanco y de los ocres tenues. El blanco es sinónimo de luz, de vida, de renacer y es allí donde la artista logra emerger nutriéndose de la naturaleza elemento constante en su día a día.

Luego de haber enterrado profundamente sus raíces, su obra junto con ella brotan sutilmente purificadas luego de haberse nutrido de tierra fértil, título que la exposición lleva por nombre.

Cada costura, cada hilvanado de aguja van siendo testigos de una frágil apariencia las que denotan asimismo el fuerte entramado que Llambí lleva a cabo, donde va mezclando recuerdos que al igual que la tierra la nutren y enraízan para seguir adelante.

La presencia de un camisón blanco que ha sido intervenido por el verdor de la clorofila, resume en forma eficaz el espíritu conceptual de la muestra.

El vestido ayudado por restos de raíces emerge cual alma pura y se eleva en su blanco inmaculado sin rastro alguno de la negritud de la tierra que lo supo retener y donde se supo nutrir.

Sutileza es el término que se hace presente en la sala que la acoge entre sus blancas paredes que acompañan y propician esta muestra que no es otra cosa que un rito de resistencia y renacimiento.

A modo participativo, pues su experiencia de vida personal también es colectiva, la artista bordó con hilos verdes distintos términos presentes en toda su manifestación artística que adhirió sobre el texto de la muestra, y que cada espectador puede escoger para llevarse consigo.

Cristina Llambí proviene del campo del diseño gráfico desde donde partió para formarse en los talleres de Nelson Ramos, presencia constante en su obra, así como también con Guillermo Fernandez.

Asimismo completó su carrera en diferentes clínicas incluyendo las de Alfredo Torres así como también otras llevadas a cabo en FAC, sumando a su formación la inclusión dentro del ámbito fotográfico.

Desde 2003 se desempeña como docente en artes visuales formando y sensibilizando chicos a temprana edad pertenecientes a un colegio y ha continuado su formación artística habiendo egresado de la Tecnicatura en Gestión Cultural en la Facultad de la Cultura del Centro Latinoamericano de Economia Humana (CLAEH).

“Tierra fértil” está acompañada por la curaduría de Catalina Bunge y se puede ver en la sala 2 de Estación Ancap ubicada sobre la calle Gorlero en Punta del Este.

Deseas compartir la información
A %d blogueros les gusta esto: