Editorial

Año electoral…

Los orientales estamos acostumbrados a escuchar el término «año electoral», y de esa forma a mirarlo de otra manera, a un período en el cual se celebran elecciones y eso es algo muy difícil de cambiar en nuestra sociedad..

Durante un año electoral, se llevan a cabo diversos procesos democráticos en los que los ciudadanos tienen la oportunidad de plantear sus cambios y elegir a sus representantes políticos, como presidentes, parlamentarios, entre otros cargos.

Estos años suelen caracterizarse por un aumento en la actividad de los partidos y personalidades a través de debates públicos, campañas electorales, y un mayor interés por parte de los medios de comunicación y la sociedad en general en aquellos temas relacionados con el desarrollo de los acontecimientos de mayor relevancia e incidencia política que incluso llevan al ser humano en su entusiasmo, a perder lo más importante, la memoria y su capacidad de análisis con tiempos pasados…en política muchas cosas se olvidan.

Nadie desconoce que la realización de elecciones es fundamental para el funcionamiento de una democracia, ya que permite la renovación periódica de los cargos públicos y la participación ciudadana en la toma de decisiones.

Es importante que durante los años electorales se garantice una campaña transparente, libre y justa, en el que todos los ciudadanos puedan ejercer su derecho a plantear sus propuestas.

Durante un año electoral, es común que se intensifiquen los debates políticos en diversos temas de interés nacional. Estos debates pueden ser particularmente intensos y polémicos debido a la naturaleza competitiva de las elecciones y a la importancia de los resultados para el futuro del país.

Se aprovecharán, en algunos casos,mezquinamente los errores de uno y otro lado pero en nuestro escenario, en este período tan particular,es importante no olvidarse al momento de evaluar y comparar, que se transitó por  una pandemia mundial, muy bien gestionada por cierto, tuvimos la sequía más dura de las últimos décadas, en otras vicisitudes y sin embargo…los exámenes se pasaron con muy buena nota…y esto debe pesar.

Los candidatos y partidos políticos, suelen presentar propuestas y visiones ideológicas diferentes sobre cómo abordar problemas como la economía, la educación, la salud, la seguridad, entre otros. Estas diferencias pueden generar confrontaciones y debates acalorados; y si se hacen con respecto es bueno que así ocurran.

En ocasiones, los debates pueden incluir ataques personales entre candidatos, en lugar de centrarse exclusivamente en las propuestas y políticas. Estos ataques pueden desviar la atención del público de los temas sustantivos y generar controversia.

Los medios de comunicación juegan un papel crucial en la cobertura de las elecciones y los debates políticos. Pueden surgir debates sobre la imparcialidad y la objetividad de la cobertura mediática, así como sobre la influencia de las redes sociales en la formación de opiniones.

Algunos temas, como la corrupción, la justicia, los derechos humanos o las relaciones internacionales, pueden generar debates intensos debido a su relevancia y sensibilidad para la sociedad.

Por lo expuesto aspiramos a que los debates en años electorales se desarrollen en un marco de respeto, tolerancia y apego a las normas democráticas. A pesar de las diferencias ideológicas y políticas, es fundamental que los actores políticos y la sociedad en general busquen puntos de encuentro y construyan consensos para fortalecer la democracia y el bienestar del país.

De no hacerlo , la ciudadanía emitirá su voto sobre bases que no son reales y las propuestas se desvanecerán  a muy corto plazo y probablemente se caiga en un camino sin retorno.

El director

Deseas compartir la información
A %d blogueros les gusta esto: