Editorial

El sentido de transitar correctamente…con una visión compartida

Muchas veces las decisiones que toman los líderes políticos no son comprendidas en la real dimensión, particularmente por tener el foco en la inmediatez de los acontecimientos.

El sentido de lo histórico y el visible accionar político de cualquier movimiento que nace es esencial, aunque algunos tengan muy corta vida de gestación; y es aquí donde lo medular está en la forma de plantear su visión  estratégica hacia el futuro.

Eso sí, es imperioso que esté claro en la cabeza y en el alma de los que se embarquen en dicho proyecto, porque de lo contrario no se logrará trasmitir la visión política y el desencanto invadirá las mentes de los eventuales seguidores.

La construcción de un proyecto nuevo la tenemos que empezar por el hombre, por el individuo; tenemos que empezar por el hombre y pasar por sus unidades orgánicas, y así subiremos del hombre a la familia, y de la familia a las diferentes organizaciones públicas y privadas, entre ellas el Parlamento, y culminaremos en el Estado en su conjunto, que será la armonía de todo.

He aquí lo que exige nuestro sentido total de la Nación, que hemos de  servirla sin condicionamientos
Que todos los orientales que se embarquen en la cruzada , por diversos que sean, se sientan armonizados en una irrevocable unidad de destino.

Nadie ha nacido nunca miembro de un partido político; nos incorporamos después, militamos y competimos con el tiempo, en cambio, nacemos todos miembros de una familia; somos todos vecinos nos afanamos todos en el ejercicio de un trabajo.

Pues si ésas son nuestras unidades naturales, el instrumento intermediario de los partidos políticos, instrumento válido para llevar adelante los diferentes proyectos, empiezan en la contienda hacia el poder por desunimos en nuestras realidades auténticas y eso es lo que hay que evitar…muchas relaciones se rompen por falta de diálogo y de una  visión compartida….todos tienen razón y todos están equivocados

Queremos que todos se sientan miembros de una sociedad seria y completa; es decir, que las funciones a realizar son muchas: unos, clave de los mejores arcos de nuestra historia, sea respetado y amparado como merece
Queremos que el movimiento que está creciendo  sea el instrumento eficaz, al servicio de una unidad indiscutible, permanente, irrevocable que se llama Patria.
Aspiramos que todos los ciudadanos  sientan, no ya el patriotismo elemental, sino el patriotismo de la misión, el patriotismo de lo trascendental, el patriotismo de un gran país.

He aquí una grande y bella tarea para quienes de veras considerasen a la Patria como un verdadero quehacer.

El ocioso convidado que ve una oportunidad en el nuevo movimiento, transita por la vida sin contribuir en nada a las comunes tareas, es un tipo llamado a desaparecer en toda comunidad bien regida… y a hundir lo nuevo

El papel de invitado que no paga lleva camino de extinguirse en el mundo.

Y aquí, es donde claramente la visión de “lo nuevo” tiene que estar expuesta muy claramente si no se quiere ser portador de la más clara y dura derrota, porque la gente lo hará, particularmente “los invitados que no pagan» aunque el alumbramiento de la nobel creatura  haya sido esplendoroso-

Estamos a tiempo…

El director

Deseas compartir la información
A %d blogueros les gusta esto: